viernes, 1 de enero de 2016

Dosmildieciséis

Llevo 24 años en el mundo y no siento que haya hecho nada especial en él. Sin embargo, no paro de tener la sensación de que este es el año (del cambio, que diría el coletas); no tengo propósitos, tengo proyectos, que son como parásitos que no dejan de comerme la cabeza. Y creo que ha llegado el momento de sacarlos fuera, algunos son solo para mí, como este post que es para recordarme que quiero cambiar el mundo (mejorarlo); en realidad, creo que ese debería ser el propósito y la meta de cualquiera. Pero no hablo de superhéroes, ni de grandeza.

Supongo que todos cambiamos el mundo a diario, conocemos a personas, las dejamos marcadas, las amamos, las hacemos daño, las influimos en su forma de ver y de estar en el mundo; estoy acabando una carrera destinada a cambiar la vida a la gente y supongo que es mi manera de cambiar el mundo, mejorándolo. Y no podría imaginarme una meta mejor en la vida, en la mía.

Feliz paso del tiempo, feliz estancia en la tierra. Feliz tú.

No hay comentarios: