jueves, 28 de mayo de 2015

Magia blanca

No era magia,
era polvo de estrellas
de hadas.

Y todos los niños perdidos
del mundo, 
o en él,
gritaban al unísono eso de
yo creo, sí creo.

Y yo creo,
claro que creo,
no en la magia pero
creo en Magia,
en ella
y en su risa
como concepto universal
de poesía.

1 comentario:

María dijo...

Me encanta, Laurita. Tu poesía como concepto universal de belleza :)