lunes, 13 de abril de 2015

River (última oportunidad)

Lo aposté todo a la misma carta,
su boca.
Hice escalera de colores
por su espalda.
Y all-in en su coño
jugándome todas las fichas
que me quedaban
en el tablero
de su risa.
Me perdí en la baraja
de sus piernas.
Y me marqué el mayor farol
de mi vida
cuando dije:
«no te quiero»,
y perdí
aun teniendo full de ases
en las mangas
de su ombligo.

Sinceramente, 
nunca supe jugar
al póker
de su cuerpo.

No hay comentarios: